Posteado por: carla206 | febrero 21, 2010

ficha de french cancan, la belle epoque

FRENCH-CANCAN (1955)

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

Género:Comedia / Musical / Drama / Romántica
Nacionalidad: Francia
Director: Jean Renoir
Actores: Jean Gabin; Françoise Arnoul; María Félix
Anna Amendola; Jean-Roger Caussimon; Dora Doll
Gianni Esposito; Gaston Gabaroche; Jacques Jouanneau
Jean Parédès; Franco Pastorino; Michèle Philippe
Michel Piccoli; Albert Rémy; France Roche
Guión: André-Paul Antoine; Jean Renoir
Fotografía: Michel Kelber
Música: Georges Van Parys
Calificación moral: No recom. menores de 7 años
Duración:100 minutos.                                                                                                     Filmaffinity:Votos, 354.Puntuación, 7,4/10

SINOPSIS:
El propietario de ”El Biombo Chino”, modesto salón de espectáculos de París de 1888, reune todas las noches en su local a lo más selecto de la ciudad, pero el negocio sigue dando pérdidas, por lo que decide convertirlo en un can-can. La principal atracción serán las bailarinas, jóvenes y bonitas, que estarán bajo las órdenes de una experta. El nuevo local se llamará ”Moulin Rouge”.

Renoir, tras 15 años de estancia en los Estados Unidos, revive enFrench Cancan (1954) con “la exploración simultánea de la inocencia del pasado y el poder de la ilusión de la representación” en expresión de Tom Milne, largometraje número 31 de los 36 de su filmografía como director, el espíritu del París de fines del siglo XIXcon esta gozosa narración sobre un audaz empresario que vuelve a poner de moda el baile del cancán en un nuevo y más popular local, elMoulin Rouge, al tiempo que hace malabares amorosos con una bailarina de la danza del vientre y con una lavandera, a la que convertirá en la figura del nuevo espectáculo. El cineasta celebra a la vida, el arte y a París, su ciudad natal, en una película que cuenta con las participaciones del actor Jean Gabin (1904-1976), en su cuarta y última colaboración con Renoir, como el personaje protagonista; la actriz mexicana María Félix (1914-2002), dentro de cuya filmografía este título destaca quizás como su más relevante filme europeo, y de la cantante Edith Piaf (1915-1963), en una breve aparición.

EL PARÍS DE LA BELLE EPOQUE: Las damas del gratin

El gratin era un núcleo de familias y, mejor —diríamos— de apellidos que se autoconsideraban la aristocracia más selecta de la capital de laIII República. Se pertenecía a ese grupo por derecho propio, no por la simple voluntad de llegar. (…) El bastión tradicional del gratin original era un sector comprendido entre el Quai d’Orsay, la explanada de losInválidos y las calles Bonaparte Cherche-Midi. En esa área relativamente restringida, se alzaban muchas casas antiguas de esas familias singulares. Era aquél un conjunto urbano en el que predominaban los hoteles de puerta cochera, patio interior y jardín trasero. En su interior se guardaban los tesoros familiares, los retratos de antepasados, los tapices, las porcelanas, las vitrinas, las alfombras y los techos pintados, así como sobrepuertas de notable factura artística. Un ejército de criados permitía mantener un sistema de vida incompatible con el empuje moderno de la gran ciudad. Dos o tres parroquias servían a la tradicional piedad de las damas de la vieja generación cuyos capellanes formaban parte del rito familiar. El gratinera, oficialmente, católico, tradicionalista y conservador. (…).

Esta forma restrictiva de pensar y de vivir había de cambiar totalmente en el curso de la Belle époque. No se pudo mantener mucho tiempo esa norma enclaustrada del vivir aristocrático. Las fiestas mundanas, los bailes, las recepciones, las puestas de largo, las bodas, los bautizos, las visitas regias, juntamente con los veraneos espectaculares en Biarritz, la Costa AzulDeauville y sus playas, abrieron el paso a la Belle époque del «todo París». El Bois se convirtió en el gran paseo elegante de las damas y caballeros, que exhibían allí sus modas, sus caballos y sus coches de los últimos modelos. (…) La Belle époque fue en realidad un talante europeo de esos años. (…)

Las reinas del gratin social de la capital se dividían en varias vertientes. Había quienes mantenían su cetro a fuerza de elegancia, lujo y selección de los mejores, en comidas de gala y en bailes, o en tertulias restringidas. Y existían otros núcleos más inclinados a introducir el elemento intelectual o artístico como pieza importante de las reuniones sociales.

Las cortesanas del music-hall

En el inmenso escenario de estos catorce años cambiantes, y en buena parte prósperos, en que la burguesía ascendía en poder económico y la guerra europea no era todavía sino una amenaza lejana, París, desde la exposición de 1900, se convirtió en un centro de atracción mundial y los forasteros ricos de EuropaAmérica —todavía no llamados «turistas»— acudían a la capital francesa en busca de placeres desconocidos y erotismos inéditos que se comentaban en la prensa europea y americana y en gran número de libros que evocaban esa secreta atracción. Las «revistas», como género del espectáculo nocturno, fueron abriéndose camino poco a poco, en la última mitad del siglo XIX, como evolución de los antiguoscafés-cantantes y de los posteriores cafés-conciertos. Pero al fin vino —como tantas costumbres sociales—, de LondresParís, la fórmula exitosa del music-hall. Desde el Alhambra, que así se llamaba el grande y famoso music-hall británico, paso a París, donde recibió el nombre de Folies Bergère. (…)

Esta novedad escénica fue acogida con creciente éxito y dio lugar a un sistema de publicidad callejera hasta entonces desconocido: el delpóster. El póster, cuyo inventor fue Chéret, dio lugar a una grafía original que revolucionó el arte del diseño movilizando a gran número de artistas cuyo nombre más eminente corresponde a Toulouse-Lautrec, quien realizó hasta treinta y uno de ellos. (…)

El music-hall era entonces no sólo un escenario de exhibición de arte y danza, sino un lugar de reunión y galanteo en que una parte del público se acercaba y conversaba con las protagonistas del espectáculo en los promenoirs inmensos que tenían cabida para muchos cientos de espectadores. Se iba al music-hall a contemplar y aplaudir, pero también a conocer y trabar contactos con las vedettesde moda. Éste era uno, si no el mayor de los alicientes.

Tomado de «París de la Belle époque», en España escribe sobre Europa,

de Mercedes Gómez, M.ª Enriqueta Soriano y Pilar Maicas.

Editorial SM, páginas 89 a 90.

http://cvc.cervantes.es/aula/lecturas/avanzado/lectura_07/texto/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: